art4.jpg

Con el nombre cinemática se hace referencia a una rama de la mecánica clásica. Dicha asignatura se encarga del estudio de las leyes del movimiento de los cuerpos. La característica más sobresaliente de la cinemática es que no se fija en las causas que producen el movimiento, sino que sólo hacen hincapié en el estudio de la trayectoria en función del tiempo.

A continuación, enumeraremos una serie de experimentos sencillos de cinemáticas, con el fin de que puedas comprender mejor el objeto de estudio de esta ciencia. Es fundamental que tengas en cuenta que estas experiencias se caracterizan por ser muy simples de llevar a cabo, sin dejar de mencionar que son didácticas y entretenidas.

Movimiento rectilíneo uniforme

Materiales:
    Tres dados pequeños
    Tres probetas
    Agua
    Glicerina

Procedimiento:
Llenar una de las probetas con agua, la otra con glicerina y la otra con aire (dejarla vacía). Arrojar un dado en cada una de las probetas. Podrás comprobar que el dado que arrojaste a la glicerina se desplaza en un movimiento rectilíneo uniforme. Esto es así porque la densidad media del dado es casi igual a la de la glicerina, por lo que baja a una velocidad constante que se debe a la pequeña aceleración inicial.

Movimiento circular y fuerza centrípeta

Materiales:
    Peras
    Uvas
    Trozo de hilo
    Bolígrafo

Procedimiento:
Pasar el hilo por el tubito del bolígrafo. Atar en un extremo una pera y en el otro una uva. Si sueltas los hilos, evidentemente la pera (que es más pesada) baja, mientras que la uva sube. Sin embargo, si le das a la uva un impulso horizontal para que gire, podrás comprobar que la pera (a pesar de ser mucho más pesada que la uva) no cae, sino que se mantiene en reposo.