art4.jpg

Para aquellas personas que se sienten atraídas por la física, y desean llevar a la práctica la teoría con experimentos fáciles de realizar, en este caso explicaremos algunos para que esto pueda concretarse. Mediante estos sencillos experimentos es posible comprobar las leyes de la física, sin dejar de mencionar que los individuos más curiosos disfrutarán en gran medida de estas actividades. Además de esto, no podemos dejar de mencionar que estos experimentos resultan ideales para enseñarle algo de física a los más pequeños de la casa, gracias a que son tan simples como entretenidos.

  1. Llenar un balde o recipiente con agua e introducir un vaso hasta el fondo (con la boca del mismo mirando hacia arriba). Esperar a que se llene de agua y levantarlo en posición invertida (con la boda del vaso mirando hacia abajo) hasta superar el límite de agua del recipiente. Notarás que el vaso se mantiene lleno de agua por encima de la superficie. Mediante este experimento es posible comprobar la presión que ejerce la atmósfera terrestre.
  2. Un experimento muy simple y divertido se puede realizar con un huevo. Si queremos comprobar si el mismo está cocido o crudo, sólo hay que hacerlo girar. Si gira en forma circular es porque está cocido, mientras que si gira de forma irregular es porque está crudo.
  3. Tomar una regla y apoyarla sobre el borde de una mesa (con un poco más de la mitad de la misma fuera de la mesa). A continuación, apoyar una hoja de papel de diario en la mesa sobre la regla. Podrás notar que la regla no se cae, pero cuando retiramos la hoja de diario si lo hace. Esto es porque la presión de aire sobre el papel permite mantener la regla en su lugar.