art2.jpg

 

Existen innumerables experimentos sencillos de electricidad que se pueden llevar a cabo para comprobar las maravillas de la física, la química, etcétera. Si te apasionan estas ciencias, y te gustaría poner en práctica la teoría, no dudes tener en cuenta las demostraciones. Se trata básicamente de experimentos, pero no de cualquier tipo, sino relacionados íntimamente con la electricidad. Se caracterizan porque se pueden llevar a cabo fácilmente, así que no dudes en poner manos a la obra.

El primer experimento que pondremos a su disposición es muy sencillo, y permite aprender el concepto de conductividad en tres casos diferentes: agua sola, agua con sal y agua con sal congelada.

Materiales:

  • Tres pilas (tipo D)
  • Tres trozos de alambre
  • Una lamparita de 2,5 volts y su zócalo
  • Un vaso con agua
  • Sal

Procedimiento:
Arma un circuito en donde conectes dos alambres a ambos lados del zócalo de la lámpara. A continuación, conecta uno de esos alambres a una de las pilas y el otro al vaso con agua. Seguido de esto, conecta el alambre de la pila a otra pila diferente. Por último, saca otro alambre del otro extremo de la pila e introdúcelo en el vaso de agua. Observa si enciende la lamparita. Después agrega sal y observa los resultados. Por último, congela el agua y fíjate qué es lo que sucede.

En el segundo experimento ponemos a prueba la electricidad estática.

Materales:

  • Globo inflado
  • Prenda o tejido de lana

Procedimiento:
Frotar el globo repetidamente en la prenda de lana, con el fin de cargarla con energía estática. A continuación, apoyarlo en el techo o el piso. Observarás que queda pegado a la superficie, debido a la carga eléctrica que contiene.